¿Cuántas y Cuáles son las Partes de la Misa?

Un católico debe conocer algo importante, las Partes de la Misa, para que cuando asista a ésta, tenga los conocimientos necesarios y entender por qué está dividida de esa manera y sobre todo cual es el significado de cada una de ellas, por eso en este artículo te vamos a decir cuáles son las mismas, no dejes de leernos que este tema está muy interesante.

partes de la misa

Partes de la Misa

La misa es uno de los rituales católicos en donde se hace la concentración de la fe en el acto eucarístico, cada uno de los sacramentos se ordenan para que se hagan en la misma. Su uso está en los ritos latinos, la Iglesia Anglicana y en algunas de las iglesias que corresponden al protestantismo como lo son la luterana, pero en esta última se le conoce como la Santa Cena. En las iglesias orientales que corresponden a los ritos ortodoxos y coptos se le llama la Divina Liturgia.

Ritos Iniciales

Los ritos iniciales empiezan una vez que los fieles o creyentes ingresan a la iglesia para escuchar la celebración de la misa, estos comienzan con un canto de entrada, saludo inicial, acto de penitencia, señor ten piedad, gloria y la oración de la colecta. Todas estas actividades o rituales tienen el fin de hacer que los fieles que se encuentran reunidos estén en comunión y quieran escuchar la palabra de Dios. Además también deben participar de ella para ser parte de la Eucaristía, todas son consideradas un preámbulo o preparación.

Saludo Inicial

Luego que se hace el canto de entrada, será el sacerdote que se encuentra de pie en el altar, el que hace la señal de la cruz, acción que deben hacer todos los asistentes, para recibir el saludo del sacerdote para indicar que ya estamos ante la presencia del Señor, es con este saludo y la respuesta de los fieles que queda constituida la misa en la iglesia. Una vez que termina el saludo, el sacerdote (o diacono que es un laico que puede ministrar la liturgia), hace la invitación a los fieles a través de unas cortas palabras.

Acto de Penitencia

En este acto se pide perdón a Dios por aquellos pecados que se han cometido diciendo “Señor ten piedad” tres veces, luego se hace el acto penitencial en donde se hace un breve silencio y después se dice la oración del Yo Pecador que es una confesión general, en donde se hace el perdón de nuestros pecados veniales, ya que si has cometido pecado mortal debes hacer la confesión ante el sacerdote antes de la misa y hacer la penitencia que este indique. En las misas de los domingos o tiempo de la pascua o semana santa este acto penitencial se cambia por la aspersión del agua o la bendición colectiva, para rememorar el bautismo.

Señor Ten Piedad

Esta oración se hace después del acto penitencial, por lo general se hace recitado, pero hay iglesias en donde se hace cantando y con el mismo se le pide y clama al Señor nuestro Dios por su misericordia, lo hacen todos los asistentes en la iglesia, en cada aclamación que se repite por lo general dos veces.

partes de la misa

Gloria

Este también es un rezo que se puede cantar como si fuera un himno, y dependiendo de la iglesia el texto del mismo puede variar. El Gloria es un himno muy antiguo y es muye venerado en la iglesia católica, la cual considera que con el mismo se hace una unión entre los fieles, el Espíritu Santo, seda gloria a Dios y se hace las suplicas al hijo o cordero de Dios.

Este texto si no se cambia en casi ninguno de los rituales de la iglesia, es decir que el mismo se ha mantenido en el tiempo, este debe comenzar a recitarlo, decirlo o catarlo el sacerdote, para que el resto de los presentes le sigan.

Oración de la Colecta

Esta oración la hace el sacerdote y en la misma están recogidas todas las intenciones de la comunidad presente, en ella se hace un resumen de la fiesta que se celebra ese día, es el sacerdote quien invita a los fieles a hacer la oración, por un breve instante todos permanecen en silencio para tener conocimiento que Dios está en ese lugar y está atendiendo las suplicas de su pueblo. La oración de la colecta es leída por el sacerdote y dice cuál es el motivo de la celebración de ese día.

En las tradiciones antiguas de la iglesia la oración de la colecta se hacía directamente a Dios, que es nuestro Padre, pero a través de la figura de Cristo y del Espíritu Santo, para hacer mención a la santísima Trinidad, en esos tiempos la oración era más larga, luego que el sacerdote termina esta oración todos los presentes deben decir Amén.

Liturgia de la Palabra

Esta parte de la misa es donde se realiza la lectura de la Palabra de Dios de las Sagradas Escrituras (Biblia), por lo general estas son desarrolladas en la homilía, la profesión de la fe o credo y la oración de los fieles. Las lecturas son las que dan la explicación de cómo Dios hablaba a su pueblo, conocer los misterios de la redención y la salvación y hacer la ofrenda del alimento espiritual. Cristo se hace presente a través de su palabra en los fieles que asisten a la misa.

partes de la misa

Esta palabra que se considera divina los creyentes deben hacerla como suya, deben estar callados y se hace una unión de profesión de la fe, para nutrirse de ella, hacer las suplicas por todas las necesidades de la iglesia y pedir por la salvación de todas las almas y del mundo. La liturgia de la palabra es una manera de hacer meditación y es una invitación a estar en recogimiento para pensar en Dios, por lo que debemos evitar cosas que hagan que nos desviemos de su escucha.

En la lectura debe haber silencio, debemos estar sentados con comodidad, y establecer una unión con el Espíritu Santo, para poder sentir esta palabra y después responder a la misma con oración, en la palabra se hacen dos lecturas, la primera es tomada del Antiguo Testamento y la segunda del Nuevo Testamento, estas se encuentran separadas por una breve lectura de algún salmo. La primera lectura y el salmo la pueden hacer dos personas laicas, estas deben tener una preparación hecha por un sacerdote, seminarista o un diacono.

Las lecturas hacen una presentación a la mesa de la palabra de Dios para los fieles y que estos también muestren interés en leer la biblia. Las dos lecturas principales deben ilustrar como se unen el antiguo y el nuevo testamento y cuál es su función en la salvación de los hombres. Estas lecturas no se pueden cambiar por ningún otro texto que no esté en la Biblia, estas deben hacerse desde un sitio adecuado al lado del altar, y no es la proclama de un misterio.

Por eso las dos primeras las hace un laico y la segunda lectura la hace bien sea el diacono o asistente, o sino el mismo sacerdote. Los días domingos de Ramos y los Viernes Santo estas lecturas son realizadas por tres personas, y luego que culmina la misma persona hace su proclamación diciendo que es palabra de Dios. Los asistentes deben dar una respuesta en señal que la misma fue recibida con fe y agradecimiento, por eso cada lector hace una reverencia en dirección al altar al terminar la lectura y no hacia el sagrario, y después hace una reverencia cuando pasa por el altar para ir al ambón.

Primera Lectura

Esta se toma del Antiguo Testamento, y es para enseñar que desde antes del Nacimiento de Jesús ya Dios ayudaba a su pueblo para su salvación, esta lectura por lo general se asocia con la segunda lectura que se toma del Nuevo Testamento. En la homilía de la Pascua de Resurrección la lectura se suele tomar del libro del Apocalipsis y de los Hechos de los Apóstoles.

Salmo Responsorial

Se hace esta lectura que se toma del libro de los Salmos, exceptuando el día de la vigilia pascual en donde se hace la recitación del libro del Éxodo. Esta lectura es antifonal es decir el lector dice una frase que debe ser repetido por todos los fieles al terminar cada párrafo o verso. Es una parte importante de la liturgia ya que ayuda a que se haga una meditación en la palabra de Dios que se ha dicho. El salmo responsorial se hace de acuerdo a la lectura que se tome del día.

Debe decirse completo para que tenga la respuesta del pueblo. La persona que lee el salmo hace la proclamación de cada estrofa desde el ambón, y los fieles permanecen sentados escuchando y respondiendo el salmo. Habrá ocasiones en que se escojan salmos que no llevan una respuesta de los fieles sino que solamente son leídos por el salmista lector, y que este no tenga una respuesta. En muchas iglesias se suelen entregar hojas que contienen las lecturas que se van a realizar.

Aleluya

El aleluya es una aclamación qué se hace antes de comenzar la segunda lectura o lectura del evangelio, se hace de manera cantada, hay ocasiones en que se cambia por otro canto que este establecido por la iglesia en las liturgias. En si esta constituye más que un rito un acto en donde los fieles se preparan para saludar al Señor, en la Palabra del evangelio y se hace una profesión de fe a través del canto.

Este canto se hace en todas las liturgias del año, menos en la época de la cuaresma, ya que en estos 40 días se canta un verso que se toma del Leccionario al cual se le llama tracto o aclamación. Las que más se conocen son las que se usan en la Semana Santa. Ahora solo se va a hacer una sola lectura el salmo se busca entre los aleluyáticos, en estos casos por lo general se toma el salo o versículo que esta antes del evangelio o del salmo.

Segunda Lectura

Esta se toma de las epístolas de los apóstoles, las más usadas son las de Pablo ya que son mensajes que estos dan a la iglesia que se estaba conformando después de la muerte de Jesús y se encuentran en el Nuevo Testamento., en muchas iglesias esta lectura se omite en los días de la semana y solo se dice en caso de celebrarse una fecha solemne.

La lectura de este evangelio la hace el sacerdote que da la misa y siempre comienza diciendo “Lectura del Santo Evangelio según…”, y todos los fieles le deben responder: Gloria a ti Señor.  De la misma manera se deben hacer la señal de la cruz en la frente, labios y pecho. Esta lectura es la proclamación de la Palabra de Dios, y es una lectura que debe venerarse ya que está por encima de las otras lecturas, ya que tienen un honor especial, por eso es importante que la misma la haga el propio sacerdote, para que sea bendecida.

En muchas ocasiones se usa incienso cuando se dice esta palabra, y se colocan cirios a los lados del ambón, los cuales pueden ser encendidos por los fieles, cuando se hace la palabra se reconoce y se habla de la presencia de Cristo, ya que él es quien está hablando en ese momento, y por tanto los fieles escuchan con atención y de pie para dar la señal de respeto a la lectura.

Homilía

La homilía es una predica que debe hacer el sacerdote, y que debe tratar de las lecturas que se han realizado, en los días de la semana por lo general no es obligatoria, pero los domingos y los días de fiestas es de uso obligatorio que el sacerdote haga una reflexión de las lecturas. Esta parte de la misa es muy importante, ya que es la parte explicativa de la palabra la cual será nuestro alimento espiritual. Por eso esta explicación que hace el sacerdote debe tener una relación entre la lectura y el proceder de todo buen cristiano, por tanto se convierte en una enseñanza de vida, considerando cual es el misterio que se celebra y la necesidad que tienen las personas que están asistiendo a la misma.

En ocasiones la homilía la puede hacer un asistente del sacerdote o cocelebrante, un diacono, un obispo, presbítero pero jamás la puede hacer un laico. Los domingos, feriales de adviento, Cuaresma y el tiempo de Pascua y días de fiesta de la iglesia siempre se debe hacer la homilía, y no puede tener una omisión a menos que exista una causa grave, ya que esos días son los de mayor asistencia de feligreses a la iglesia. Al terminar la homilía se hace un breve silencio, y después se puede hacer un canto.

En caso de haber muchos niños o familias el sacerdote puede hacer un dialogo con ellos sobre la lectura que se ha realizado para ver si ellos entendieron que quiere decir la Palabra del Señor que se ha leído. Ahora bien si la misa que se hace es la de una ordenación diaconal, de sacerdotes o episcopado, se debe hacer primero haciendo una presentación de los ordenandos, después se hace la invocación al Espíritu santo y se hace la lectura de la bula correspondiente que hace el episcopado.

Credo

El Credo es la manifestación de la fe católica como un símbolo del cristianismo, en esta oración se hace un resumen de la fe católica y de todos sus postulados, en donde la figura de la Santísima Trinidad es la principal: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Su conformación se establece tomando en cuenta las escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento. Su origen se encuentra en la antigua Galia del Siglo V, con el nombre de Jesús es el Señor. San Mateo lo menciona en su evangelio en 28:19, por lo que al parecer el mismo se conocía desde el Siglo II, pero no fue hasta el año 710 cuando comenzó a salir en los libros canónicos.

Su escrito nos dice que debemos creer en un Dios que es todopoderoso, que es el creador de todo lo que existe, en su hijo Jesucristo, quien dio su vida para obtener el perdón por nuestros pecados, y en el Espíritu Santo quien da la vida, así como que Jesucristo está sentado al lado de su padre, que murió y resucito y que será quien venga a juzgar a los vivos y muertos al final de los tiempos.

Oración de los fieles

La oración de los fieles es una oración que se hace para pedir por las necesidades generales, esta se hace directamente a Dios. Es el pueblo el que la hace respondiendo a la Palabra de Dios en donde se reúne la fe y se ejerce el bautismo, por eso hacemos las peticiones a dios para conseguir la salvación. Como lo dice su nombre la deben hacer los fieles que van a la iglesia para que se eleven sus suplicas a través de la iglesia. Se pide casi siempre por los gobernantes, por la iglesia, por los enfermos, por las personas que están en necesidad y por la salvación de los hombres y del mundo.

Las intenciones dependerán del lugar en donde se haga la misa, ahora si se está haciendo alguna celebración en particular como en caso de confirmaciones, matrimonio o funerales, las peticiones se amoldan a estos actos, pero siempre debe ser el sacerdote quien dirija las mismas. Por supuesto también debe invitar a los fieles a que hagan oración, por lo general las peticiones deben ser sobrias y generales, pueden darse con libertad y dárselas al diacono o la persona que haya sido escogido como lector.

Cuando se hacen las peticiones las personas en la misa deben estar de pie, para hacer la proclamación diciendo “Te lo pedimos Señor”, en ceremonias del sacramento esta es omitida y se cambia por las letanías de los santos.

Liturgia de la Eucarística

Esta es la parte central de la misa, en donde Jesucristo se manifiesta a través del vino y del pan en representación de su Cuerpo y de su sangre, su alma y divinidad. Su origen se establece en la última cena que tuvo Jesús con sus apóstoles, es decir que él fue quien instituyo este sacrificio pascual, a través de su muerte en la cruz, y encargo a todos sus discípulos que hicieran lo mismo en su memoria.

En esta parte se hace todo el ritual siguiendo las mismas palabras y acciones que tuvo Jesús en su última cena. En esta parte se llevan al altar las ofrendas del pan y del vino con agua, para presentarlos y decir que se debe comer y beber de ellos ya que estos representan el cuerpo y la sangre y que se debe hacer esto es su conmemoración. Al hacer esta plegaria se debe dar gracias a Dios por su obra de salvación en nosotros y por permitir que estas ofrendas se conviertan en su hijo, la cual será nuestra alimentación espiritual, y es la misma representación de lo que recibieron los apóstoles de manso de Jesús.

Ofertorio

Estas corresponden a las ofrendas por lo general el pan y el vino que se ofrecen a Dios por el sacerdote en la misa, que después hará una purificación a través del lavado de sus manos. En este momento se hace silencio, en ocasiones se hará un canto suave que sea propicio para el momento. Esta ofrenda es llevada al altar, previa preparación de la mesa o altar, en donde se debe colocar el misal y el cáliz y el purificador. Se hace la alabación del pan y del vino los cuales se les presentan a los fieles, y luego son recibidos por el sacerdote en el altar, en la antigüedad el pan y el vino eran llevados por los fieles, ahora se hace la representación a través de la Hostia sagrada, pero su contenido espiritual y su significado se han mantenido en el tiempo.

En este momento también se hace la recolección de las ofrendas o limosnas que son las donaciones que hacen los fieles para la iglesia y para los pobres, los cuales se colocan en un lugar adecuado, al lado de la mesa eucarística o al frente. Aquí en esta parte también se entona un canto como el de la entrada. Luego el sacerdote coloca el vino y el pan en el altar y dice la formula ya establecida, hay sacerdotes que antes de hacer la ofrenda le colocan incienso sobre ellas y sobre la cruz del altar, lo cual significa la oblación de la iglesia y que la oración que se está haciendo pueda elevarse al trono de Dios así como lo hace el incienso. Luego el incienso también es colocado en al diacono y los ministros que se encuentren allí.

La oración de las ofrendas

Una vez que se colocan las ofrendas en el altar y se hacen los ritos mencionados se termina de hacer la preparación de estos dones y el sacerdote pide que se haga una oración para que el sacrificio que se va a hacer sea agradable a Dios, lo fieles le deben responder que el señor pueda recibir esos dones del sacrificio para alabar, glorificar el nombre de Dios, para el bien de todos y de la Santa Iglesia. El sacerdote hace unas raciones sobre la ofrenda y ya está lista para hacer la plegaria eucarística diciendo Por Jesucristo Nuestro Señor, quien vive y reina por los siglos de los siglos, a lo que los fieles deben responde con un Amén.

La Plegaria Eucarística

Esta la plegaria que se hace por la acción de gracias y la consagración, en donde el sacerdote hace la invitación al a los fieles para que eleven su corazón hacia Dios, orando y dándole gracias. Además el también en su oración incluye a todo el pueblo y lo eleva a Jesucristo en el espíritu Santo y a Dios padre. En esta oración se reúne toda la congregación de los fieles para estar unidos a Cristo y reconocer su grandeza, sus obras y su sacrificio como ofrenda a dios. Esta plegaria se escucha en silencio y haciendo reverencia. La misma se divide en:

  • Prefacio: es un himno que comienza el sacerdote haciendo un dialogo con los fieles. Hace un resumen de las alabanzas y de la acción de gracias por la misa que se está celebrando. El sacerdote glorifica a Dios Padre y le da gracias por su obra de salvación en nosotros y por alunas cosas como la festividad del día, del santo o de la misma liturgia.
  • Sanctus o Santo. Es el canto del Santo, Santo, Santo, es el señor dios de los ejércitos, llenos está el cielo y la tierra de tu gloria, Hosanna en el cielo, bendito el que viene en el nombre del señor, Hosanna en el cielo. Este puede ser recitado o cantado dependiendo de la forma como se haga la misa.
  • Epíclesis: en este momento el sacerdote hace ciertas invocaciones para pedirle al Espíritu Santo que nos de fuerza con sus dones a aquellos que hemos asistido para su consagración y también ser parte del cuerpo y sangre de Cristo, y para que los inmaculados que reciban la comunión reciban también su salvación.
  • Consagración: en esta parte se hace el relato de cómo se instauró la eucaristía el jueves santo usando las palabras de Jesús, que ambas ofrendas son su cuerpo y su sangre. En esta parte los fieles deben arrodillarse mientras se hace el sacrificio.
  • Anámnesis y las intercesiones: se hace un recordatorio de los misterios de la vida de Jesús, se hace la conmemoración de los santos, de la Virgen María, se hacen peticiones por la salud del Papa, de los obispos, los fieles ya difuntos y los circunstantes. La anamnesis es hacer un memoriales, es decir recordar a Cristo, su pasión, muerte y resurrección y también su ascensión al cielo.
  • Oblación: la iglesia que se ha reunido en la misa debe hacer el ofrecimiento de esta ceremonia al Padre en el Espíritu Santo y la victima inmaculada (Jesús). La iglesia quiere que los fieles no solamente hagan ese ofrecimiento sino que también ellos puedan ofrecerse a sí mismos, que cada día que pasa traten de ser mejores y perfeccionarse, a través de la mediación de Cristo, en unión con Dios, ya que él es todo en todos nosotros.
  • Las intercesiones nos muestran que la eucaristía es una comunión entre la iglesia (no solo la terrenal en donde estamos reunidos, sino también la que está en el cielo) y es por eso que las oblaciones se hacen por ella en un primer lugar, por los fieles que la siguen, los difuntos y todo aquel que quiera ser parte de la salvación y de la redención de Cristo a través de su cuerpo y de su sangre.
  • Doxología Final: es la manera en que se glorifica a Dios, cuando todos los fieles dicen Amén, es a través de esta exclamación, la cual  la podemos decir tres veces seguidas, cuando el sacerdote eleva todas las peticiones diciendo “Por Cristo, con él y en él , a ti Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos, Amén”.

Rito de la Comunión

Posteriormente se hace la oración del Padrenuestro. Esta oración es la perfecta y fue entregada por Jesús a sus discípulos para enseñarles como debían orar al padre desde su corazón, ya que en ella se encuentran expresados todos los deseos de las personas. El orden en que está compuesto es muy estudiado, además es fácil de ser memorizado, y es una de las primeras oraciones que se enseñan desde que somos niños.

Ritual de la Paz

En este ritual el sacerdote primero debe decir: “Señor Jesucristo tu que dijiste mi paz les dejó mi paz les doy”, hace la invitación a los fieles a que se hagan el saludo de paz. Esta paz es para mantener la unidad, implorar por estar tranquilos, que la familia está unida y que se exprese la caridad, antes de hacer el sacramento de la comunión. Este ritual se hace dependiendo de la ciudad, país, localidad, pero hay iglesias en donde solamente se da de manera sobria a las personas que están más cercanas.

Partición del pan

El pan eucarístico es partido por el sacerdote, de la misma manera como lo hizo Jesús en la última cena, este fraccionamiento tiene por significado que hay muchos con quienes compartir un solo pan de vida, que Cristo ha muerto y que resucito por nosotros para dar vida al mundo, y con él se hace ahora un solo cuerpo. El sacerdote debe hacer una reverencia cuando hace esta partición del pan, luego coloca la parte de la hostia en el cáliz, para que se unan el cuerpo y la sangre de Jesucristo como la misión salvadora ya que Cristo está vivo y lleno de gloria. Y de la misma manera hace con el vino.

Se debe hacer el canto del Cordero de Dios o Agnus dei, para que el sacerdote levante la hostia y los fieles deben decir las palabras “Señor no soy digno que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme”.

Comunión

El sacramento de la comunión lo hacen aquellos fieles que están preparados para recibirla, aquellos que no tengan pecados mortales desde que hayan hecho su última confesión y aquellos que hayan hecho ayuno antes de la misa. Mientras se hace la comunión aquellas personas que no la hacen junto con el coro pueden hacer un canto especial. Al terminar de hacer la comunión los fieles se devuelven a sus sitios para orar en silencio mientras que el sacerdote hace su oración secreta y comulga también.

La comunión es un acto de participación en el sacrificio de Cristo. Al terminar de hacer la distribución de la comunión es tiempo de hacer la oración silenciosa que pude durar breves minutos. El sacerdote mientras termina de tomar el vino que queda en el cáliz y procede a hacer la purificación de los vasos sagrados que se han usado, y las hostias que hayan quedado deben ser guardadas en el Sagrario, para ser usadas en otra misa.

Rituales de Despedida

Los rituales de despedida consisten en hacer una bendición, que debe realizar el sacerdote, pero antes de ella el mismo puede hacer algún comentario de eventos que se vayan a hacer o darles avisos a los fieles de las próximas misas. La bendición final la hace el sacerdote haciendo la señal de la cruz, los fieles la pueden recibir de pie o de rodillas. La bendición puede ser de varias formas:

  • Que es más larga, amplia y enriquecedora ya que se hace con una larga oración que realiza el sacerdote sobre los fieles.
  • En una misa Pontifical, realizada por un obispo, este debe hacer la señal de la cruz tres veces sobre los fieles.

Posteriormente el sacerdote, o el diacono dirá Podéis ir en paz y los fieles le contestan demos gracias al señor, en señal de alabanza y agradecimiento a que hemos recibido no solo la palabra de Dios sino que también hemos sido parte del cuerpo y de la sangre de Cristo, el sacerdote debe besar el altar antes de retirase del mismo. Lo importante de las misas es que en ellas hay una comunión entre hermanos, son personas que no se conocen, pero que todas siguen una misma finalidad de establecer una comunión con Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo, para que podamos llamarnos una iglesia que está conformada para alabar y agradecer a dios de la manera correcta.

Al asistir a una misa se debe seguir un orden, llevar una ropa adecuada y sobre todo mantener una actitud acorde con el momento que se está celebrando, ya que no es solamente reunirse sino también escuchar cual es la palabra de Dios, para muchas personas que van a misa, tal vez ellas no sepan oír bien la palabra, pero si saben que Dios es amor, que Jesús es amor, y que es por ese amor que dio su vida para darnos nuestra salvación, que por ese amor Dios envió a su hijo a morir por nosotros y para que una vez que se perdonen nuestros pecados podamos ir al cielo y estará su lado, ese es el regalo más grande que Dios nos ha dado.

Orígenes

La palabra misa se implementó en el siglo IV para hacer la despedida de los que participan en ella, luego de la celebración de la ceremonia eucarística, posteriormente a todo el proceso de esta ceremonia se procedió a llamarla misa. Este término proviene del latín misio, y quedaría que la misma es la manera de vivir una vida practica de lo que se aprende en una liturgia eucarística.

En el Catecismo Mayor del papa Pío X dice que la misa es el sacrificio del Cuerpo y Sangre de Jesucristo, que se ofrece en un altar a través de las formas del pan y del vino como un recordatorio de su sacrificio y muerte en la Cruz. La misa esta detallada como una religión natural en los sacrificios que hicieron Abel, Noé, Abraham o Melquisedec, y en la antigua ley mosaica judía. En Lucas 22:19 se dice que la misa quedo instituida por Jesús cuando realizo la ultima cena con sus discípulos.

Finalidad de la misa

En el Concilio de Trento de 1753 se había dictaminado que la función de la misa era para alabar y hacer una acción de gracias o para conmemorar el sacrificio de Cristo en la cruz, pero que este no era propiciatorio, que solo es aprovechado por aquellos que lo reciben, y que el mismo no se debía ofrecer de los vivos a los muertos, los pecados, las penas o satisfacciones o cualquier otra necesidad.

Martin Lutero, después de leer la Biblia y estudiarla dictaminaba que la misma era un sacrificio de alabanza, un acto para alabar y dar acción de gracias, pero que el mismo no constituía una manera de hacer un sacrificio expiatorio para hacer una recreación del calvario. Durante la llamada Reforma de Wittemberg fueron abolidas las misas de tipo privado, y la cena se hacia abajo dos modalidades, se suprimieron los adornos religiosos, las imágenes y los altares laterales. En la actualidad la misa debe cumplir con cuatro finalidades:

  • La primera es para dar honra a Dios de la manera correcta a esta finalidad se le llama latréutica
  • La segunda finalidad es para dar gracias por los beneficios que nos y es un fin eucarístico
  • La tercera es para aplicar y satisfacer el perdón de nuestros pecados y hacer la penitencia para las almas que se encuentran en el purgatorio y es una finalidad propiciatoria.
  • La última finalidad es para poder obtener todas las gracias y es una finalidad impetratoria.

Clases de misas

De acuerdo a la forma en que se hagan las mismas estas pueden tener un nombre diferente:

  • Solemne: realizada con cantos y ministros que han sido consagrados como diáconos, y sacerdotes, y con incensación.
  • Cantada: si la misa se hace cantada, todas las oraciones son en ese estilo ya demás no puede realizarse incensación.
  • Rezada: es la que se hace sin incluir ningún canto, se le puede denominar misa sencilla o privada.
  • Pontifical: es la que celebra un obispo, en ocasiones especiales para ejercer su ministerio como es cuando se hace la Confirmación, se ordenan los sacerdotes, se hacen dedicaciones y consagraciones de templos o la bendición de santos oleos en la llamada misa crismal. También puede ser por la ocasión de una fiesta que amerite que sea realizada por un obispo, en la cual debe llevar la ropa específica para la ocasión: calzado litúrgico, amito, cruz pectoral, alba, cíngulo, anillo, báculo, etc.
  • Ánimas: es aquella que se hace por las almas que se encuentran en el purgatorio o en honor de los difuntos que son realizadas a petición de los familiares.
  • Velación: también llamada votiva y se hace a favor de los esposos, recibe este nombre porque se coloca un velo en los hombres del esposo y uno sombre la cabeza de la mujer, por lo general se hace para que los hijos de la pareja sigan una vida cristiana o quieran dedicarse a la vocación religiosa.
  • Seca: en esta solo se hacen o recitan las oraciones de la misa, no se hace ofertorio, consagración ni comunión. Su origen data del siglo IX en donde los sacerdotes a veces no tenían pan ni vino, pero debían hacer la misa, o bodas o funerales cuando en tiempos en donde estaba prohibida la misa. También se le conoce como misa náutica, ya que se realizaba en altamar, en donde podía suceder que se derramara el vino o que las hostias cayeran al agua por el movimiento del barco por las olas.

Esta misa seca es usada por los monjes cartusianos, ya que al encontrase encerrados en su celda ellos mismo pueden hacer la misa, y de allí paso a los laicos, que la hacen cuando no pueden asistir a la misa, de la misma manera se puede hacer la llamada Liturgia de las Horas, en donde se hace una comunión espiritual y no sacramental, pero que en la actualidad está en desuso.

En la época del luteranismo se pensaba que la sustancia del pan permanecía, pero que no debía hacerse adoración al Santísimo sacramento ya que era caer en la idolatría y esto no estaba escrito en la Biblia. Para ellos la misa debía tener un introito, gloria, epístola, evangelio y el Sanctus, después de los cual se debía hacer un Sermón. Abolieron todo lo que corresponde al ofertorio y el Canon que se había establecido sobre el sacrificio de la misa.

Por eso desde entonces solo se hace una narración de lo que sucedió en la última cena, la cual se hacía en idioma alemán y fuerte, se hacía una consagración y se distribuía la comunión entre los fieles. Los cantos del Agnus dei (Cordero de Dios), la oración de la comunión y el Benedicamus se hacían cuando se terminaba la celebración de la misa. Pero con el pasar de los años y como la misa se hacía en alemán y no en latín, surgieron varias facciones que se fueron dividiendo del luteranismo y haciendo modificaciones a la misa tergiversando la misma.

La Liturgia

La liturgia depende del rito en que se haga, sea Misa, Divino Oficio o Divina Liturgia todos tienen dos partes, la liturgia de la palabra y la liturgia Eucarística, también hay misas de las catecúmenos, Ante misas y Misas de los fieles.

Misa Tridentina

Esta es la misa que se hace siguiendo el rito romano de la iglesia Católica y que seguían fielmente las ediciones del misal romano que se mantuvo desde 1570 hasta el año 1962. Se le llama tridentina por su origen, ya que a través del Concilio de Trento, se logró una codificación única del ritual de la misa, la cual se impartió por todo el mundo. También recibe el nombre de Misa de San Pío V, quien presidio el concilio de Trento, misa latina (porque se realizaba en latín), misa preconciliar (porque se hacía antes del Concilio Vaticano II en 1962) y misa tradicional.

La primera edición del misal surge en 1750 y fue escrito por el propio papa Pio V, este giró la orden que debía usarse en todas las iglesias occidentales, exceptuando su uso en aquellas iglesias que usaban el misal anterior al de 1370. Este misal fue adoptado por la mayoría de las iglesias y órdenes religiosas, pero aquellos que no lo usaron fueron los que usaban los ritos ambrosianos, mozárabes, bracarenses y cartujos. Las misas que se celebraban antes de estas se les llama hoy día pretridentinas.

La misa que conocemos hoy día se le llama misa de Pablo VI y entro en plena vigencia en el año 1970, si se toma en cuenta como los años han pasado se puede ver que las misas también lo han ido haciendo, es decir han ido variando, no solamente en sus actos y oraciones en si sino también en las celebraciones que se hacen por el calendario. Estas modificaciones se sucedieron en 1570 (Pío V), 1604 (Clemente VIII), 1634 (Urbano VIII, 1920 (Benedicto XV) y 1962 (Juan XXIII). En el año 2007 el Papa Benedicto XVI declaro que el Misal Romano del papa Juan XXIII, nunca se había derogado y que su uso estaba permitido en todas las iglesias.

La diferencia de los ritos

Cuando hablamos de ritos son las distintas maneras en que se hace la misa en diversas partes del mundo, ya que tenemos desde la latina hasta las protestantes:

Rito Latino

El ritual latino en la liturgia es aquel que se hacía en latín, que era el lenguaje predominante en las iglesias católicas de la edad media, este fue usado por muchísimos años en las iglesias orientales católicas. Hoy día este tipo de rito está muy disminuido. Cuando se efectúa el Concilio de Trento entre 1568 a 1570, Pío V decidió suprimir o eliminar los breviarios y misales que se demostrara que tenían menos de dos siglos de antigüedad.

Muchos de los ritos que tenían las localidades se siguieron utilizando aun después de emitido el decreto, pero poco a poco los fueron abandonando, sobre todo en el siglo XIX. Para la segunda mitad del siglo XX muchas órdenes que tenían ritos propios comenzaron a seguir el rito romano que se había establecido en el Concilio Vaticano II. Hoy día existen muy pocas iglesias que usen esta fórmula.

Rito Romano

Es el que más se conoce hoy día, y que esta desde 1570, con el tiempo fue cambiando en muchos de sus rituales, pero al pasarlos siglos las variaciones ya fueron muy pocas por lo que se mantuvo en el tiempo después del Concilio de Trento. En cada edición del misal romano se hacían modificaciones para ser actualizado, por lo que cada cierto tiempo un libro litúrgico iba derogando al anterior.

En pleno Siglo XX se hicieron los cambios más grandes por el Papa Pío X, quien modifico sustancialmente el salterio que se encontraba en el breviario y cambio las rúbricas de las misas, los papas que siguieron también realizaron modificaciones como las de Pío XII que hizo una revisión de las ceremonias que se realizaban en Semana Santa y ciertas cuestiones que se encontraban en el misal romanos de 1955.

En el Concilio Vaticano II se hace la revisión exhaustiva de todo los rituales de los sacramentos, incluyendo la misa o Eucaristía. En 1970 se hace un nuevo libro litúrgico que deroga el de 1962, y posteriormente salió uno nuevo en 1975. La última edición corresponde al año 2002 que es del Papa Benedicto XVI, pero en la misma se reconoce que la fórmula que se usaba en 1962 se puede seguir usando en las misas ya que la misma nunca fue derogada.

Uso del Zaire

En algunas iglesias católicas africanas se usa desde finales de 1970 un Zaire o rito congoleño, que es una formula variada del rito romano, que se transculturó a los africanos católicos.

Uso Anglicano

Para la Iglesia Anglicana, en las liturgias de la eucaristía sobre todo en la oración se sigue un rito, muy parecido al romano, pero se diferencia de este en la liturgia de la Palabra y el rito penitencial. El lenguaje usado es el mismo que se usaba en el siglo XVI en el Libro de la Oración Común, se usa el Libro de Alabanza Divina que proviene de este libro de oraciones. Para los anglicanos es permitido usar las instrucciones pastorales de 1980, excepto algunas iglesias en  Estados Unidos las cuales se separaron de las iglesias episcopales, siendo una de sus  instrucciones que la ordenación de los ministros es a la manera antigua, en donde se nombras hombres casados para ser sacerdotes católicos.

Rito Ambrosiano

Es un rito Occidental, que se usa en las diócesis de Milán, Italia y en Suiza, se utiliza en las liturgias el idioma italiano y siguen un ritual parecido al romano, pero que varía mucho en los textos y en el orden en que se hacen las lecturas de la Palabra.

Rito de Braga

También llamado Rito Bracarense, el cual se usa en el norte de Portugal por la Diócesis de4 Braga y que se utiliza desde el 18 de noviembre de 1971.

Rito Mozárabe

Se le conoce como rito visigótico, y es de la litúrgica hispánica, que se usaba a lo largo de España en la época de los visigodos y de las invasiones árabes, en donde estos respetaron los rituales católicos en las tierras que habían invadido, su uso actual está ubicado en la Catedral de Toledo, España.

Rito Cartujo

Este rito tuvo una última revisión en el año 1981, pero mantuvo el rito de Grenoble que data del Siglo XII, con algunas variaciones surgidas a través de los siglos, es usado por las ordenes cartujas y es el único que existe en esta orden religiosa, a través del indulto Ecclesia Dei, por lo que ellos tienen autorización de seguir sus ritos o dejar de usarlos cuando ellos quieran.

Ritos en Desuso

Muchos ritos occidentales católicos ya han desaparecido o han dejado de usarse como el rito africano que se usaba desde antes del siglo VIII al norte de África, que estaba compuesta por provincias romanas, hoy día esta región pertenece a Túnez, ellos seguían un ritual muy parecido al romano. Otro que ha dejado de usarse es el Rito Celta que estaba compuesto de estructuras que no eran romanas, y se cree que eran antioquenas (provenientes de la Iglesia de Antioquía), aunque existen algunos textos que tenían una influencia romana, parecida a la que sigue el rito mozárabe.

Este se habría usado en algunas partes de Irlanda, Escocia y al norte de Inglaterra, en donde se incluiría Gales, Cornualles y Somerset, hasta que se dejaron de usar cuando se impuso el rito romano en la Edad Media. Recibe el nombre de celta por la población que vivió en esta zona, y puede haber sido utilizado en algunas islas británicas por Agustín de Canterbury en el siglo VI. Hoy día se conoce poco de él ya que no quedan muchos registros escritos litúrgicos del mismo.

Se sabe que en la actualidad existen algunos grupos religiosos cristianos que no siguen la iglesia católica, compuesta por ortodoxos orientales, que se hacen llamar ortodoxos celtas, que quieren darle vida a este rito, pero la misma alno tener una precisión histórica de su uso se ha puesto en duda y no es tomada en cuenta, por lo que se consideran que solo son unas sectas.

El rito Galicano también se dejó de usar en una parte de Francia pasados los primeros mil años de la imposición del cristianismo, el rito de Sarum o Salisbury que era otra variante del rito romano que se usaba ampliamente en Inglaterra y Escocia a partir de 1530, dejo de usarse cuando ocurrió la Reforma Protestante, este tenía unos ritos muy parecido en York, Linconlshire, Bangor y Hereford. Otros ritos que se han dejado de usar son los ritos de Colonia, de Lyon, Nidaros, Upsala, Aquileano, Beneventano y Durham.

Las Órdenes Religiosas y sus Ritos

Muchas órdenes religiosas hacían una celebración de la misa siguiendo rituales propios, que estaban en uso 200 años antes de que saliera la Bula papal Quo primun. Sus usos eran de tipo local y en ellos existían una combinación de los ritos romanos y galicano, luego que se hiciera la celebración del Concilio Vaticano II en 1962, muchos de estos ritos se abandonaron, quedando solo el rito Cartujo. Las órdenes religiosas de origen más reciente se basan en los rituales que se imponen desde la Iglesia Católica.

En este sentido los ritos carmelitas, cisterciense, dominicos, premostratense y el ordinario de la misa continúan usándose de una manera más limitada siempre con el permiso de sus superiores eclesiásticos. El ordinario de la misa es un conjunto de oraciones que están dentro de la misa que sigue el rito romano. Para estas órdenes que mencionamos se hace un contraste de lo que debe tener una misa, los cantos que se van cambian en cada año litúrgico o en una fiesta determinada.

El ordinario que está inserto en el Misal romano está dentro de unan sección a mitad del libro que está entre las Misas Pascuales y las misas de temporada y de los Santos. Los cantos del coro se hacen en cinco partes y estos dependen de la congregación, se le denominan así porque son cantadas por un coro, estos por lo general no han cambiado, solamente el Agnus Dei que se usa en la misa. Los cantos están compuestos por el Señor ten piedad también llamado Kyrie Eleison, el Gloria, Credo y el Sanctus, le siguen el Canon, Pater Noster (Padrenuestro) y el Agnus Dei. De ellos solamente el Kyrie se canta en idioma griego por tradición, pero los demás se cantan en latín.

Si te ha gustado este artículo, entonces te sugerimos que puedas leer estos otros:

Respuestas de la Misa

Credo de los Apóstoles

Mujeres de la Biblia

(Visited 212 times, 1 visits today)

Deja un comentario