¿Qué es la Santidad? Concepto, Definición y Más

Se dice que una persona tiene condición de Santidad cuando ha sido investido espiritualmente por Dios para tener una vida de consagración, por eso si estás interesado en saber más de este tema te sugerimos que continúes leyendo este artículo en donde te vamos a comentar lo más importante que debes conocer sobre la Santidad y su significado.

santidad

Santidad

Santidad es la vestidura espiritual, que tiene una persona que es consagrada y se separa de la vida mundana para realizar un plan y propósito que ha sido determinado por Dios, para ellos tiene que estar a disposición exclusiva de Dios, piensa, camina y vive por Cristo y para Cristo y esa es la vestidura que Dios quiere que guarde.

Se ha dicho que Dios desde la antigüedad ha buscado personas que fueran exclusivas para prestarle servicios a él, que terminan consagrando su cuerpo y su mente, sus manos, oídos, ojos y hasta su forma de caminar para que Dios los use, hablen y expresen el lenguaje del reino de los cielos. No se puede decir que hay santidad solamente con ver la apariencia externa de las personas o que estas sigan reglas y normas que han sido escritas por los hombres.

En la Biblia este término implica cuestiones morales y hace mayormente referencia a la pureza y rectitud de Dios, que provoca asombro en los seres humanos y miedo reverencial. Para el cristianismo los que están llamados a la santidad de Dios son lo que tienen vidas que tienen ayuda del Espíritu Santo. Es decir qué de alguna manera están más cerca de Dios y tiene una mejor disposición de tener un carácter cristiano autentico o que quiere parecerse a Cristo. Su palabra proviene del hebreo Gadash, que significa separar o apartar.

Este término no aparece reflejado en el libro del Génesis, sino desde el libro del Éxodo y determinan que se refiere a la majestuosidad de Dios, sus acciones, palabras y promesas, su nombre y espíritu. También se habla de santidad en los lugares donde se ha manifestado en la tierra y en el cielo, en el Tabernáculo y el Templo de Jerusalén.

La Santidad de Dios

Dios es Santo ya que es el único atributo que se le menciona en la Biblia repetidas veces. Pero Dios también es sabio, es amor, tiene poder, y en cada uno de los seres humanos podemos ver reflejados estos atributos y lo expresamos. Por eso santidad no es un atributo que se encuentre fuera de Dios ya que una persona puede conocerlo en la misma medida en que conoce su santidad.

santidad

Dios nos pide a todos que lleguemos a la santidad ya que esta es su voluntad, por eso agradecemos a Dios por ser bondadoso, y le damos alabanzas porque es grande. Pero su adoración no es por su santidad perfecta, sino que es una respuesta ya que es grande y tiene un espíritu santo. La mayor parte de la humanidad no es parte de esta herencia de Dios, solamente es para aquellos que sienten el llamado de santificarse. Si Dios es santo entonces nosotros también debemos serlo para que disfrutemos de los frutos de su herencia como sus hijos.

Su santidad está dada en su pureza, nobleza, Dios no es una creación del hombre, es nuestro modelo a seguir, Dios es majestuoso en todo su ser ya que nos trasmite admiración y respeto ya que es solemne, gentil y grande. Su amor es santo y su presencia es omnisciente y omnipresente por eso en la Biblia se dice que es Santo, Santo, Santo. Ya que su santidad es su máxima expresión de su forma de ser y explica lo que él es.

¿Cómo se adquiere la Santidad?

La santidad se adquiere cuando somos fieles seguidores de la palabra y de las acciones de Cristo. Esto indica que la santidad no se gana, sino que nos es dada por Cristo y comienza desde el momento en que dejamos viejas reglas y estructura, cuando decides seguir el camino de la santidad es que has aceptado que Jesús es quien nos da la libertad para que le sirvamos y para que nos gobierne, por eso dejamos los signos de la rebeldía que es una herencia de Adán y por la cual adquirimos un pecado, para seguir la santidad y agradar a Dios.

Otras personas pueden ser santas

A los integrantes del antiguo pueblo de Israel se les consideraba santos ya que habían sido escogidos por Dios para tener un pacto especial junto a él. Les pidió que si le obedecían serian un reino de sacerdotes y una santa nación. Por eso les pidió que fueran obedientes para que fueran santos, siguiendo las leyes y mandatos que él les daba y no se acercaran a las tribus o poblaciones paganas para que siguieran siendo los santos de Dios y así él, podría mantenerlos protegidos.

También había personas dentro del pueblo de Israel que eran consideradas santas o revestidas de santidad, entre ellos estaban los sacerdotes, los profetas y los escritores bíblicos, los soldados israelíes que peleaban las guerras de Jehová, los primeros varones de cada familia cuando se hizo la primera pascua en Egipto y que se habían librado de la muerte también eran santos, de allí que todos los varones primogénitos debían ser llevados al santuario para su presentación ante Dios.

Pedro llamaba Santas a las mujeres que eran fieles a Dios. Una persona fuese hombre o mujer que lleve una vida o haga un voto de vivir como un nazareo se le consideraba santo, pero debía observar algunos requisitos que estaban en la ley sin violar ninguno de ellos.

Santidad Cristiana

A Jesús, el Hijo de Dios, se le considera nacido en santidad y mantuvo esta calificación mientras estuvo vivo en la tierra y aun después de muerto. Tenía una santidad perfecta y completa, en pensamientos, palabras y obras, cuando murió lo hizo de una manera de sacrificio con la cual otras personas podían llegar también a ese estado de santidad.

Las personas que siguen este llamado santo se les consideran los ungidos de Jehová, hermanos de espíritu de Jesús y también se les dice los consagrados ya que reciben la santidad porque ejercitan la fe haciendo sacrificio para rescatar a Cristo. Se pueden encontrar muchas referencias de miembros consagrados en la Biblia y otras que han obtenido este título por hombres u organizaciones que una vez que la persona ha muerto se le hace un estudio para llamarla santo o santa.

Estas personas han tenido una vida espiritual libre de impurezas y tienen la disposición de seguir los pasos de Cristo y de parecerse a Dios, por eso hacen estudios de la Palabra de Dios y la aplican en su vida y además buscan influenciar a otras personas. Establecen una disciplina de llevar una vida recta, limpia y de buen proceder moral, cuidan de sus cuerpos ya que estos son una pertenencia de Dios y la ofrecen a él como un sacrificio.

Cuando una persona alcanza esta condición pasan a formar parte de las piedras de la edificación de la casa de Dios, parte de un sacerdocio, nación o pueblo que se considera santo, no se contaminan con deseos de la carne o del espíritu y son perfectos ante la santidad por temor a Dios, de hacer lo contrario y no tener miedo de Dios entonces está apartándose de la santidad cae en las impurezas y no puede llegar a la santidad.

La santidad es tratada con respeto, en caso contrario cuando se hace un uso profano de lo santo Dios lo castiga tal como lo hizo con Babilonia que no supo usar sus vasos del templo, por eso se establece que todos aquellos que son llamados hermanos de Cristo deben ser tratados con amor y bondad y deben ser alabados. Dios bendice la santidad ya que es un mérito que puede repercutir en la familia. Cuando un cristiano es santo se considera que si estaba casado y tenía hijos estos también son siervos dedicados a Dios y se benefician de esta condición.

Para el Papa Francisco este no es un privilegio de determinadas personas sino que cualquier persona puede tenerlo y nadie queda excluido de ella, ya que es una condición que distingue a los cristianos, Dios nos da este don para tener una vida de amor y ser el testimonio que cada uno de nuestras obras están dados para él. Así mismo no tiene una edad determinada ya que podemos encontrar muchos niños que han sido llamados a la santidad porque fueron piadosos, fieles a Dios y mostraban un inmenso amor por él.

En estampas podemos ver a muchas personas que llegaron a este estado de santidad, sacerdotes, monjas, soldados romanos, mártires, laicos, jóvenes y hasta niños. Muchos son nombrados como venerables, beatos y santos. Pero en un cierto momento se pensó que solamente las personas adultas eran capaces de llegar a este estado porque seguían con fidelidad los preceptos de la iglesia, de Jesucristo y de Dios.

Si leemos un poco de documentación o nos interesamos en buscar en Google podemos encontrar que la religión cristiana está llena de muchos santos, tantos que a veces ni los conocemos ni por nombre ni por lo que hicieron, pero lo que los une a todo ellos es que todos amaban a Cristo por sobre todas las cosas. Entre muchos de estos jóvenes y niños tenemos a los beatos Francisca y Jacinto quienes vieron a la Virgen de Fátima, María Goretti una joven de apenas trece años que murió defendiendo su castidad hasta la muerte.

O el caso de Santa Teresita del Niño Jesús una joven que desde pequeña le dijo a sus padres que ella sería santa, entro muy jovencita al Convento y comenzó a tener una vida de sufrimiento y dedicación a Cristo, aunque nunca fue consagrada como monja, ya que murió tempranamente, la misma fue beatificada en el año 1925 y que para más información te podemos decir que sus otras cuatro hermanas también dedicaron sus vidas a Jesucristo haciéndose monjas. Por eso es que Dios hace el llamado a todos para que nos revistamos de santidad, ya que ese es su mayor deseo para con nosotros que todos podamos llegar a ser como Cristo y como Dios.

Otros temas que podrían interesarte son los siguientes:

Evangelios Apócrifos

Cuáles son los Sacramentos

Valores Cristianos

(Visited 75 times, 1 visits today)

Deja un comentario