Descubre la Poderosa Oración de La Magnífica

En este artículo te presentamos la Oración de la Magnífica o Magníficat, la cual forma parte de las manifestaciones de las palabras sagradas y además es un canto litúrgico propio de la religión Católica, basado en los hechos presentados en el Evangelio de San Lucas. Sigue leyendo y descubre todo sobre este poderoso cántico bíblico.

ORACIÓN DE LA MAGNÍFICA

¿Cuál es la Oración de La Magnífica?

A continuación, te presentamos la hermosa oración de la Magnífica o cántico a la Virgen, la cual lleva implícito un gran valor y aporte religioso para la humanidad.

Glorioso seas mi Señor, mi ser se llena de regocijo y felicidad al mirar con atención la bondad del Omnipotente. Porque puso su mirada en esta pobre sierva y vio aquí la razón por la cual todas las descendencias me considerarán agraciada y feliz.

Porque él ha hecho grandes y maravillosas cosas por mí, él que es Todopoderoso y su nombre es infinitamente santo, cuya palabra se extiende a lo largo de la historia de la humanidad, a todos los que le temen. Compartió su poder y quitó el orgullo a los que se creían superiores, perturbando sus planes.

Despreciaba a los poderosos y crió a los humildes. Llenó a los necesitados con bienes y dejó a los ricos sin nada. Él exaltó el pueblo su siervo, recordándole su gran caridad y bondad. Tal como le enfatizó a Abraham y a todos sus descendientes por todos los años venideros. Amén.

¿Qué es la Oración de La Magnífica o Magníficat?

La Magnífica o Magníficat como también se le conoce, es una bellísima oración que tiene un origen bíblico, por cuanto está señalada en el Evangelio de Lucas 1.46-55, como relató de la respuesta que le dio la Virgen al saludo de su prima Isabel durante su visita.

ORACIÓN DE LA MAGNÍFICA

Con el transcurrir de los años la Iglesia Católica, considera esta oración como un cántico que se recita mientras se realiza la liturgia, ya que es una clara referencia a la verdad de la venida del Mesías al mundo.

La Magnífica según la Biblia y el Catolicismo

Según las escrituras sagradas, la Magnífica es una canción de alegría donde María demuestra su sencillez y sentimientos más puros. Aunque su situación no era la mejor, confiaba en el Supremo y en sus palabras. Sabía que todo lo que vendría sería maravilloso y nunca estuvo dominada por el miedo. La madre santísima, en esta proclama expresa que está llena de alegría y revela nuevos detalles sobre la llegada del Señor.

Cabe señalar, que la mayoría de los pasajes de esta canción están en el Antiguo Testamento. Por otro lado, celebra el hecho de que será la madre del hijo prometido del Supremo y que había sido tan esperado. Ella se alegra que la haya mirado y elegido entre todas las mujeres. Su esperanza es impulsada al saber que su hijo salvará al mundo del pecado y les mostrará el reino Supremo a todos.

Incluso podemos notar, que es el primero en revelar la prosperidad que el Mesías luego predica en el Sermón de la Montaña. En la proclama, también se muestra el espíritu que el hombre debe tener y los sentimientos que debe rechazar para agradar al Omnipresente. Es por eso que este cántico es tan especial y relevante para la Iglesia Católica, ya que indica el comienzo de la salvación.

Milagros y Peticiones a La Magnífica

Cada palabra descrita en la oración tiene una fuerza inmensa. Nos permite acercarnos al Omnipotente y conocernos a nosotros mismos. Es para elevar y proclamar que la promesa de salvación se ha cumplido. La misma nos da alivio y calma en cualquier situación. No importa el tamaño de nuestros problemas, podemos pedir con devoción, sobre todo cuando nos sentimos paralizados y débiles, con angustia e inquietud, el cántico nos reconforta para seguir adelante.

ORACIÓN DE LA MAGNÍFICA

En los momentos más difíciles de la vida de cada cristiano, acudimos a esta oración porque es una expresión del gran sentido de gratitud, que nos ayuda a comprender que debemos aceptar al Supremo como el único que diseña nuestro destino y por lo tanto, tiene el papel más importante en nuestras vidas, que obra constantemente en nosotros como lo hizo con la celestial princesa, de allí que la Magnífica nos ayuda a comprender la esencia del Superior mismo en el Espíritu.

Oración de La Magníficat en Latín

Seguidamente, les enseñamos la oración de la Magníficat en latín, la cual es practicada en diferentes lugares del mundo, particularmente, en el Vaticano.

Magnificat anima mea Dominum,
et exultavit spiritus meus in Deo salutari meo,
quia respexit humilitatem ancillae suae.

Ecce enim ex hoc beatam me dicent
omnes generationes, quia fecit mihi magna
qui potens est, et sanctum nomen eius,
et misericordia eius
ad progenie in progenies timentibus eum.

Fecit potentiam in brachio suo,
dispersit superbos mente cordis sui,
deposuit potentes de sede,
et exaltavit humiles,
esurientes implevit bonis,
et divites dimisit inanes.

Suscepit Israel puerum suum
recordatus misericordiae suae,
sicut locutus est
ad patres nostros Abraham et semini eius in saecula.

ORACIÓN DE LA MAGNÍFICA

Oración de La Magnífica para Alejar el Mal

A continuación, se muestran las hermosas palabras de esta estupenda oración, para que nos brinde protección de todo lo malo, a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

Madre santísima, bendícenos y aleja todo mal de nuestro camino. Tú, que por tu hijo has dado la vida. Y que en tu fidelidad a Dios siempre has permanecido. Te pido, aquí en esta hora. Que mires a este humilde siervo. Que aun siendo pecador, clama tu protección. Protégeme y líbrame de todo mal. De las personas que desean lastimarme.

De todo pensamiento y de las tentaciones que me rodean. No permitas que caiga en el pecado. Que el deseo de ofender a Dios sea mayor a mí. Aleja piadosísima Magnífica. Los engaños del demonio que tanto me atormentan. Querida madre, Te pido que escuches esto, mi humilde oración. Haz que todo este mal que me persigue sea destruido por tu gracia divina.

Protégeme de los envidiosos. Cuida de mi familia y no abandones a los afligidos. Mantenga alejado a todos los que están lastimando su corazón. Puse mi vida y mis hijos en tus manos, así como mi trabajo y mi familia, para que puedas guiarnos y cubrirnos con tu abrigo protector.

Y que no hagamos daño a nada ni a nadie. Puse toda mi confianza, creencia y esperanza en tus manos. Sé que detendrás todo el mal que me rodea y protegerás a mis seres queridos. Ahora ruega por nosotros como Nuestra Señora y cuando llegue el momento de ir contigo. Amén.

ORACIÓN DE LA MAGNÍFICA

Oración para Casos Imposibles y Enfermedades

Para cuando tengas situaciones que creas que son muy difíciles de solucionar, especialmente cuando de enfermedades se trata, realiza la siguiente oración:

Santísima Virgen llena de gloria y bendición, la Reina del mundo y Madre de Dios. Eres el sirviente más humilde. Quien no abandona o evita a sus hijos más necesitados, vengo a ti pidiendo tu ayuda. Con un corazón humano y muchas veces curado de pecado. No me dejes a esta hora. No me quites tu gracia.

Busco tu ayuda y tu consuelo. Esperando que con tu amabilidad y misericordia me escuches. Ayúdame, santa madre. Esto para tu amado Hijo y Señor. Sé indulgente y pide a Dios el perdón de mis pecados. Líbrame del miedo que habita en mi alma. Lléname de paz, dame el regalo de la castidad. Cúrame y líbrame de todos los peligros del mundo.

Quiero pedirte, oh Madre adorada, toma mi vida en tus manos y lleva mi alma al cielo. No dejes que se pierda en la eternidad. También me gustaría pedir por el alma de mis seres queridos. Y cada uno de los que aún están vivos. Para que nunca se desvíen del camino de Dios. Tómame en tus brazos y envuélveme en este momento solitario. Y que con tu amor pueda ver el rostro de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oración de La Magnífica para la Protección de la Familia

Que gratificante es poder encomendar la protección de todos los miembros de nuestras familias y a todas las demás personas, a través de esta poderosa oración de la Magnífica, la cual tienes a tu disposición seguidamente:

ORACIÓN DE LA MAGNÍFICA

Oh virgen llena de gracia y bendición, tú que aceptaste humildemente ser la madre del Hijo de Dios. Ruega por nosotros a Dios para que nos ofrezca su protección. Ayuda a todos los necesitados en todo el mundo. Ayuda a los enfermos graves. Sana a los afectados en espíritu y guíanos a encontrar el camino de la salvación.

Protégenos, Santa Madre, y llénanos de tu gran misericordia. Perdona cada uno de mis pecados, los tiempos en que era desobediente. Cuando fallé y ofendí a Dios. Ora e intercede por el perdón de mis pecados. Dame la fuerza para seguir adelante y guiar a mi familia en el camino de la fe. Protege a cada uno de ellos y cúbrenos con tu manto de amor infinito.

Te imploro, gran Señora, que el amor nunca falte en mi hogar. Llena mi casa de prosperidad y comprensión. Para que, con fuerza y ​​unidad, podamos resolver cualquier problema que surja. Protégenos del enemigo. Elimina todo mal que pueda perseguir mi vivienda.

No dejes que la envidia nos afecte. Tampoco esa ansiedad nos invade. Dame un corazón limpio y puro que sea agradable a Dios. Y muéstrame el camino de la humildad para recibir a Jesucristo en mi corazón. Madre mía, dame la calma que anhela mi corazón. Y bendiga cada día de mi vida. Amén.

Más Información sobre la Oración de la Magnífica

En los siguientes puntos, se presentan información de interés sobre la oración de la Magnífica, en cuanto al valor que tiene la madre santísima y las diversas razones que existen para que la humanidad la venere, así como otros aspectos relevantes sobre este poderoso cántico que nos ha dejado como exaltación de la palabra divina.

¿Por qué se Venera a la Virgen?

La palabra del Señor nos dice que veneremos a la Virgen, porque como su sierva, ella hizo su voluntad, cumplió su plan y se alejó del orgullo para vivir con total humildad. Para la Iglesia Católica, la Virgen María gratamente representa a la madre de Jesucristo hecho hombre, por lo tanto, ella es la madre de Dios, quien es el mismo Jesucristo y la esposa del Espíritu Santo.

El Supremo ha dispuesto los medios para alcanzarlo, y Jesucristo hizo que el hombre abriera la puerta para alcanzarlo; pero también es cierto que todos los bautizados están llamados a ser mediadores, que Santiago 5:16 cita «… oren los unos por los otros para que puedan ser sanados» ante Jesucristo.

A medida que se venera la madre sagrada, se recibe la poderosa luz de Jesucristo y vive la palabra de Dios, gracias a este instrumento divino que recibe su gracia, su bendición y su santa salvación.

¿Cuáles son las Razones para Venerar a la Virgen?

Es bien sabido, que el primero que adoró a María fue Dios, por lo que adorarla no le quita espacio a él como Supremo, ya que nos lleva a Jesucristo. A continuación, mencionaremos algunas de las razones para hacerlo:

  • Ella es la madre de Jesucristo y el regalo que nos dejó para vivir en nuestros hogares.
  • Ella recibió el mensaje del Todopoderoso, a través del maravilloso ser de luz llamado Gabriel, cuando le dijo: «Estás llena de gracias».
  • Fue el Espíritu Santo quién animó a Isabel a exaltar a María durante su reunión y proclamó: «Bendita eres entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre» Lucas 1:42.
  • María dijo en su cántico de la Magnífica: «De ahora en adelante, todas las descendencias me llamarán bendecida».

¿Por qué es Importante La Magnífica?

El Señor pide que las cosas sagradas que provienen de su naturaleza divina, y con ella la experiencia vivida por María como su madre, a través de Jesucristo hecho hombre, debe ser un ejemplo de magnificencia.

Esta cualidad se refiere al reconocimiento de la santidad, el amor, la humildad, la misericordia y la castidad que recibió de Dios, para abrir el camino a la salvación y que proclama en la oración la Magnífica. Esto no solo revela la llegada del Hijo de Dios a la tierra, sino que también expresa los deseos que el Omnipotente tiene para la humanidad.

La Magnífica es uno de los momentos más importantes en el cristianismo y una de las oraciones más poderosas, mostrando a María como una sierva fiel y humilde de corazón a la voluntad de Dios, revelando una nueva realidad para el mundo, que es la liberación de los pecados y la salvación para la vida eterna.

¿Cuáles son las Características de La Magnífica?

El Señor quiere que oremos por las cosas buenas que traen alegría y satisfacción al alma, y ​​a elevar una veneración hacia su madre con pureza en el corazón. Seguidamente, se presentan algunos de los aspectos que caracterizan a esta bella oración de la Magnífica.

  • El amor del Supremo por las personas.
  • La misericordia que el Mesías dejó como una enseñanza para todas las generaciones.
  • La glorificación del alma antes de la salvación de Dios.
  • La práctica de la humildad y ayuda a los más necesitados.
  • La promesa del bienestar eterno.

Esperamos te haya gustado este artículo de la Poderosa Oración de La Magnífica, te recomendamos los siguientes temas:

(Visited 159 times, 1 visits today)

Deja un comentario